PROBAMOS LA BERGAMONT ROXTAR C 9.0 Motor Bosch 500Wh

Gracias a Bikestocks, tengo la oportunidad de probar la Ebike Bergamont Roxtar C 9.0  equipada con un motor Bosch 500Wh. Una bici con esqueleto y corazón made in Germany.

Se trata de una bici XC, de geometría relajada, sin pretensiones deportivas, aunque siempre  se puede montar un manillar plano y bajar la potencia, pero con un motor entre las piernas, ¿para qué buscar la posición más efectiva?.El cuadro -¿quizás en estos modelos, deberíamos llamarlo chasis?-  es de aluminio 6061, sin concesiones a la estética, preparado para portabultos, muy rígido y robusto. No es necesario un cuadro ligero si contamos con la ayuda de la energía eléctrica.

Daremos un rápido repaso a los componentes que monta la bici que, intuyo, es lo más trivial de esta prueba, puesto que sospecho que el interés real es saber cómo va una EBike.

La bici viene equipada de lujo: de la transmisión se encarga Shimano con el XT M8000 de 11 velocidades. Nada nuevo bajo el sol: precisión, rapidez y la finura, discreción y fiabilidad propias de Shimano, pero con más coronas. Las ruedas también corren a cargo de Shimano con la misma gama, Deore XT M8000: rígidas como sus antecesoras y otorgando, ahora sí, el “placer” que muchos bikers desean para su rueda trasera: más decibelios de “click-click” en rueda libre. Los frenos son unos Magura MT4 (made in Germany, también) con discos de 180/160: quizás el componente más crítico, por los motivos que después explicaré. La horquilla es una Fox 32 Float Performance de 100mm: una maravilla. Los neumáticos, Schwalbe (mira, made in Germany!!) Rocket Ron/Racing Ralph en 27.5×2.25: aunque discutidos en general, salvo en situaciones comprometidas en  húmedo, de gran tracción, tacto y confianza, aunque ya sabemos que lo de los neumáticos va a gustos.

BERGAMONT ROXTAR

El meollo del asunto es su motor: se trata de un Bosch de 500Wh con 4 niveles de asistencia: ECO (+ 50%), TOUR (+ 120%) SPORT (+ 210%) y TURBO (+ 300%) ¿Y esto qué es?  sencillamente, que el motor en la posición ECO, te otorga un 50% más de la tensión que estás ejerciendo. El sensor mide el par que ejerces en la biela, ofreciéndote un 50% más de la potencia generada. Es como si una rampa del 5% pasara a ser del 2%,  tienes que subirla igualmente, pero con menor esfuerzo. Con la posición Tour, para la misma rampa, el esfuerzo es mínimo y, el tiempo necesario para superar el desnivel, menor. Y así sucesivamente.

No hay que olvidar que se debe pedalear para poder ser asistido. Obtendrás ese porcentaje de potencia extra en función de la tensión que ejerzas, si te dejas llevar por la inercia, no tienes asistencia, pero en cuanto hagas una mínima presión en las bielas, obtienes la potencia que has seleccionado. Cuanta más fuerza hagas, más potencia “gratis” tienes. El motor corta la asistencia a 25 Km/h.

¿Y para que tantos niveles de asistencia?, lo interesante es poder seleccionarlos según el tramo que estés recorriendo. Para ello, Bosch facilita un muy ergonómico mando al lado del puño izquierdo, para seleccionar cómodamente y con seguridad  el nivel de asistencia. Así, si estás utilizando el modo ECO y no deseas “sudar” una rampa, seleccionas un nivel de asistencia mayor. Si vas por un llano y crees que no te estás ganando la cerveza y el bocata de jamón, desde el mando puedes quitar un grado de asistencia o desactivarla totalmente. También permite seleccionar la información que muestra la consola a modo de cuentaKms.

Y ya que lo mencionamos, ¡¡¡maldito mando el del puño!!! No nos engañemos, vas en modo ECO en una cuesta interminable y tu cabeza no para de pensar “más asistencia, más asistencia, más asistencia”. Hay que tener voluntad y mantenerse firme para no seleccionar el modo TURBO y enviar esa maldita cuesta a….¡¡¡pero hay que ganarse el bocata!!!

BERGAMONT ROXTAR C 9

La diversión, evidentemente, se encuentra en los senderos revirados y técnicos.Superar un desnivel y enlazar curvas en modo Sport o Turbo es una auténtica sensación y muy divertido pero, cuidado, la bici va muy rápido y cuanta más velocidad, más pequeño se hace el sendero. Para meterla en la trazada puede que una asistencia excesiva no te lo permita. En estas situaciones, la pericia y los frenos son parte fundamental para poder controlarla. Y los frenos, creo, no están al nivel para una Ebike:  carecen de modularidad y, sobretodo, potencia. La leva de freno  es enorme y requiere de los dos dedos para poder frenar la bici. Aún con el disco delantero de 180mm, meterla en el sitio en según qué ocasiones, no es posible. Gracias a la horquilla y su excelente sensibilidad, no sufrimos en exceso presionando la leva mientras la curva, las piedras o las raíces se acercan más rápidamente de lo que desearíamos.

De la misma forma, bajar zonas técnicas requiere de cierto tono muscular en los brazos. No olvidemos que es una rígida de casi 20 Kgrs. En los escalones, la bici se va hacia delante y cualquier movimiento imprevisto, debido a la inercia, te obliga a “ir a buscar la bici” y corregir constantemente la trayectoria para ir por la trazada adecuada.  Llevar los dos dedos en la maneta, no ayuda tampoco a mantener firme el manillar.

La autonomía, según Bosch, es de entre 40 y 200 Kms. Esto quiere decir que puedes hacer, tranquilamente, una ruta de más 250 Kms si gestionas bien la asistencia y, evidentemente, la quitas en algunos tramos.  Si tienes prisa, aquella ruta de dos horas largas, se puede acortar a una hora escasa.

En definitiva, las Ebike han llegado para quedarse y sus características requieren de mayor habilidad y responsabilidad en su uso, por tu propia seguridad y la de las otras personas que disfrutan a su manera de la montaña.

Leave A Comment

Uso de cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies